CLAVES DE LA GEOGRAFÍA DE ESPAÑA. CONCLUSIONES

Acabado el curso, ¿que hemos aprendido de Geografía de España?, los datos concretos: altitudes, temperaturas, caudales, tasas, fechas, nombres quizás los olvidemos, pero una vez aprendidos nos dan la importancia de las magnitudes, de las diferencias, de las relaciones, de las consecuencias, eso si que no lo olvidaremos y ante la duda siempre sabremos a donde recurrir para recuperar el dato. Pero, si vamos a olvidarlo ¿por qué estudiarlo?. No es lo mismo no haberlo sabido nunca, no haber podido nunca tener conciencia de la importancia de ciertos fenómenos en clave de magnitud, de no haber podido extraer conclusiones que nos ayuden a comprender nuestra realidad pasada y actual, de las diferencias espaciales y entre regiones. Sin ese saber nada a posteriori que se nos dijera, que leyeramos, que viéramos en el paisaje nos sería significativo. Esa es la pequeña gran diferencia.

¿Cuáles son las claves de la Geografía humana de España y de Euskadi?. Al ver el medio natural, creo que nos ha quedado claro que España tiene unas claves ecogeográficas singulares; como la diversidad climática, y por lo tanto de suelos y vegetación; pero también que ese medio pone unas duras condiciones, en ocasiones, al ser humano en sus diarías acciones sobre él: territorio muy montañoso, el segundo de Europa en altitud media, con muchas pendientes lo que proporciona suelos poco desarrollados y malas condiciones para la agricultura y muchas dificultades en la realización de infraestructuras que salen mucho más costosas que en la mayoría de los países de Europa. Clima extremoso con  tórridas temperaturas o fuertes heladas, sequías pertinaces o lluvias torrenciales.   Estas diferencias climáticas condicionan la diferencia que hay en la península en recursos hídricos. Se da la paradoja, además, de que las cuencas más deficitarias en agua son las que generan mayores demandas tanto por la agricultura intensiva de regadío, como por la actividad turística. Todo esto ha obligado, desde hace mucho tiempo, a políticas hidráulicas complejas, creando una gran cantidad de embalses y diversos trasvases entre cuencas, y a la racionalización de los regadíos, pero no sin tensiones entre comunidades autónomas.

 Al estudiar la población nos llamaba la atención ese contraste, ese desequilibrio en el reparto de la misma sobre el territorio. ¿A qué puede deberse? lo anterior seguro que tuvo su importancia. Pero veíamos que si los factores naturales condicionan, también lo hacen los factores humanos. Las crisis económicas, como la del siglo XVII, las actividades económicas, las zonas  porturarias, las regiones industriales, las capitales de provincia con sus funciones administrativas y culturales, son otros tantos factores que a lo largo de la historia han condicionado los asentamientos de población. El reparto de la tierra, tan diferente en el Sur y en el Norte, con matices, ha dado lugar a que en las zonas de latifundios y de extremo minifundismo, se de una tendencia endémica a la emigración, lo mismo que en las zonas de condiciones naturales más duras (Teruel, Soria, Guadalajara). Sin embargo, allí donde las actividades económicas han generado un importante tejido industrial, esas zonas se convirtieron  en polos de atracción de población.

Ferreria de Mirandaola (Gipuzkoa)

Conviene reflexionar un poco sobre la importancia del factor humano. El País Vasco tiene un medio natural poco favorable para la agricultura, demasiado montañoso, escasez de tierras llanas y suelos pobres. Todo esto no impidió que las gentes que poblaron estas tierras se diesen unas leyes peculiares que garantizasen al menos la supervivencia de una familia en el mismo solar. Así, la institución del mayorazgo y la indivisibilidad de la tierra, impidieron un minifundismo extremo. Pero ésto no impidió que las gentes de Euskal Herria tuvieran que emigrar. Salvo el elegido para heredar el caserio, los demás hermanos tenían que buscarse un modo de vida fuera, así el vizcaíno lo registra la literatura del Siglo de Oro por toda la península, y las Américas fueron otro destino típico. Pero el País Vasco era rico en minerales, hierro principalmente. En otro lugar de aquí hemos visto como en Oiartzun ya desde la época romana se explotaban minas de donde se extraía galena argentífera, más tarde blenda, espato y fluor.

Minas de hierro de La Arboleda

 Toda Bizkaia era traspasada por un potente filón de hierro. Esto de por si no  hubiera garantizado un porvenir de fuerte desarrollo económico. ¿Qué más hacía falta? Capitales e iniciativa. Andalucia ha sido muy rica en minerales, explotados desde la antigüedad y eso no le ha dado un fuerte desarrollo económico. ¿Razones? Aquí tenemos que echar mano de la historia. La Reconquista se llevó a cabo de forma muy diferente tanto en la meseta norte como en la sur. Mientras que en el norte, hasta el siglo X, las iniciativas eran múltiples y para poblar la frontera  se dejaba la libertad de apresar tierra dando lugar a pequeños y medianos propietarios. En el sur la iniciativa le llevó a cabo el Rey o por su mandato los nobles y las Órdenes Militares que fueron recompensadas con grandes beneficios que dieron lugar a los latifundios que han generado una gran capa de población sin tierra, jornaleros. Los dueños de la tierra eligieron el modo de explotación extensiva más cómoda que les permitía dejar las tierras en manos de administradores mientras ellos vivían en la Corte. Esta práctica económica, de cortas miras, no generó grandes capitales que luego pudieran invertirse en el comercio y la industria. Sin embargo, en el País Vasco, el acceso a la explotación de las minas era abierto a los campesinos hasta el S.XVIII. Hombres industriosos, pequeños propietarios, se dedicaron, desde la antigüedad a las ferrerias, la construcción naval, la navegación y el comercio generando grandes masas de capital. Esto pudo ser así también porque los Fueros, las leyes vascas de antigüedad inmemorial, protegían las minas con la prohibición de exportar el mineral que debía alimentar las fraguas locales. Más tarde, ya en el siglo XIX,  se dió el salto a la moderna industria, y tras una crisis y reconversiones durísimas, como el ave Fenix,  el País Vasco salió adelante con un tejido industrial renovado, hoy en día se puede decir que tiene una bastante buena salud industrial con una red de Parques Tecnológicos y la red de Ciencia y Tecnología vasca que impulsa la I+D+i para seguir en puestos punteros.

Al analizar la industria en España, nos llamaba la atención la polariziación excesiva en la localización de las zonas o regiones industriales. Ese desequilibrio se superpone al de la población, al de las grandes ciudades y la red de  transporte describiéndonos la geografía del desarrollo en España. Todo esto es la plasmación, a la vez que la consecuencia, de un desarrollo desigual que viene de antiguo. Al analizar las debilidades estructurales de la industria española, destacaba, en primer lugar, la baja inversión en I+D+i, menos de la mitad que en Europa, en eso en Euskadi nos distanciamos a mejor; también llamaba la atención el excesivo minifundismo empresarial que hace que los capitales sean pequeños; y por último, seguimos con una excesiva dependencia exterior en cuanto a tecnología y fuentes de energía. En Euskadi, para superar las deficiencias estructurales que supone el pequeño tamaño de las empresas, se formas “Clusters” de empresas con un mismo objetivo a fin de aunar sinergias. Otro fenómeno típico del País Vasco, y súmamente interesante, es el sistema cooperativo que ha dado empresas como Fagor, CAF, Irizar, Astore, Eroski, entre otras.

Los factores históricos  nos dan claves para entender como, si bien el medio físico condiciona, ese medio en relación con los factores  sociales modifican de modo notable el resultante de la diversidad de actividades económicas y el grado de progreso de los pueblos de la península. Como véis, puedes y debes relacionar en todo momento, la Historia con la Geografía, y no sólo la historia de España, la historia contemporánea que estudiaste el curso pasado puede darte claves al comparar, cómo y cuándo se realizó la Revolución Industrial en distintas zonas de Europa, y como eso fue acompañado de una implantación y profundización, no sin luchas, en los sitemas políticos liberales y de una burguesía poderosa y dinámica, bastante diferente a lo que estaba dándose en España.

Por último, al analizar las infraestructuras de transporte, hemos podido observar como hay una estrecha relación entre el asentamiento de la población, zonas de mayor dinamismo económico y urbano y por tanto con una mas densa y mejor red de transportes. Si como sabemos los transportes son articuladores del teritorio, son también  consecuencia y causa del desarrollo económico. Esta situación se ha tratado de equilibrar desde la entrada de España en la UE (1986), aprovechando los fondos estructurales, para mejorar la red de transportes. Actualmente el PEIT (Plan Estratégico de Infraestructuras y Transporte, 2005-2020) se ha trazado un horizonte 2020 que aumentará  la conectabilidad de todo el territorio, corrigiendo la estructura radial hacia una estructura mallada, y dando prioridad al ferrocarril y al TAV.

Estas inversiones, que ahora con la crisis pueden sufrir un retraso, son imprescindibles para conectarnos de forma más eficiente entre si y lograr una mayor cohesión con Europa. En el País Vasco, la obra de la Y vasca se ve como clave de progreso a la vez que hará mucho mas  funcionales  los puertos de BI y Pasajes que podrán dar salida a sus cargas por ferrocarril y no por la super saturada red de carreteras.

Cuántas cosas pueden explicarnos el estudio de la geografía humana y económica y más si la ponemos en relación con la Historia y otras ciencias. La relación o maridaje entre medio natural y actividades económicas viene mediatizada por otras claves sociales como régimen de propiedad de la tierra, tipo de tenencia, leyes, usos y costumbres que han dado a cada territorio una idiosincrasia en su forma de interactuar con el medio y ha dejado su impronta en el modelo de desarrollo por el que optaron.

Esperemos que lo aquí aprendido pueda seros de utilidad en el futuro. Seguro que ahora veréis el paisaje de otra forma. Paisajes agrarios, naturales, urbanos, industriales, nada os será ya igual, cuando observéis un pliegue en la roca os diréis, que fuerzas colosales las de la Orogenia Alpina que pudieron hacer esto con unos estratos del Mesozoico; o cuando veáis un haya; un río con el cauce seco; o un paisaje castellano, unas vías de comunicación circundando un área metropolitanas y su tejido se servicios entrelazándose,… emulando a Bunge y sus expediciones geográficas por Detroit en el análisis de las distintas realidades urbanas, os daréis cuenta de que poséeis unos conocimientos, unas claves que os ayudan a interpretar la realidad que os rodea de una forma más rica y significativa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: