BARAKALDON HIRI ADIMENDUEN KONGRESUA OSPATU EGIN DA

febrero 17, 2013

Barakaldon, otsailaren 15ean  Hiri Adimendunen Lehenengo Kongresu Nazionala itxi egin zen. Hantxe hirurehun aditu  eta profesionalak bildu dira eta teknologia eta berrikuntzari buruzko 34 txosten aurkeztu dira. Amaieran hiri adimendunen “liburu zuria” aurkeztu zen (http://www.libroblancosmartcities.com/)

Jada inork jartzen du zalantzan etorkizuneko hiriak oso ezberdinak izango direla. Gaur egun “smart cities” edo hiri jasangarriak XXI. mendeko hiriei esaten zaie.  

smart city

Zer da hiri adimenduna?  bere biztanleen bizi kalitatea handitzeko teknologia onenak garatzen dituzten hiriak dira. 

Teknologia eta berrikuntza hiriei ere etortzen zaie. Energia eta hondakinen kudeaketa, ezagutza-sareak hiriak dituen helburuak gauzatzeko: garraioa, kultura, ingurumena, komunikazioak hiritarren eta erakundeen arteko harremanak,…  dena beste modu batean egingo da.

Lehenengo eta behin eraikinak aldatu beharko dira: domotizazioa, eskuragarritasuna  eta jasangarritasuna aspektu inportanteenak izango dira hiri berri horretan. Gero informatika hiria eta bere biztanleen alde guztietan erabili beharko da harremanak eta funtzioak errezteko.


HIRIGINTZA PROZESUA ETA HIRI EGITURA

febrero 3, 2013

HIRIEN HAZKUNDE ARINAK INGENIERITZARAKO ERRONKA BAT SUPOSATZEN DU

marzo 18, 2012

La estabilidad y la calidad de vida de las cada vez mayores regiones urbanas de la Tierra dependerá más que nunca de los avances en ingeniería de infraestructura pública”, afirma Brad Allenby, profesor de ingeniería civil, medio ambiente y sostenibilidad en la Escuela de Ingeniería Ira A. Fulton de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU). Allenby desarrollará sus ideas en una presentación que se realizará el 16 de febrero en la convención anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAS, por sus siglas en inglés) que se celebrará en Chicago. “La urbanización acelerada de la especie está aumentando rápidamente la complejidad del entorno urbano de la humanidad en su conjunto,” ha añadido el norteamericano. “Ello hace de la infraestructura de los sistemas urbanos un componente crítico para mantener sociedades estables y funcionales, y garantizar la calidad de vida”. El profesor Allemby argumenta que la respuesta a los desafíos surgidos del rápido crecimiento de la población urbana del mundo cambiará de modo sustancial el modo en que se realiza la infraestructura pública en el futuro. Este crecimiento acelerado está impulsando una mayor dependencia de las tecnologías de la información – en todas las áreas, desde los “edificios inteligentes” que se gestionan a sí mismos para reducir el consumo de energía, hasta las redes de transporte que se monitorizan a sí mismas para prevenir las congestiones de tráfico e indican a los conductores cómo evitar atascos. La integración de las tecnologías de ese tipo en sistemas de infraestructura convencionales supone una de las tareas de mayor envergadura para el desarrollo de sistemas urbanos sostenibles. En primer lugar, los ingenieros deben abordar la gestión de las complejas interacciones entre los diferentes sistemas de información y comunicación – incluso a medida que dichos sistemas evolucionan en cuanto a complejidad y capacidades. La tecnología de la información está evolucionando hacia sistemas “autonómicos”, según Brad Allenby. Dichos sistemas son capaces no sólo de definirse a sí mismos en tiempo real para satisfacer los requisitos de los usuarios, sino que, en caso de problemas, son capaces de realizar el autodiagnóstico y la autorreparación de sus propios fallos y averías internos. Para ello, tales sistemas se están diseñando también con la capacidad para “aprender” nuevas funciones. La propia complejidad de dichas capacidades técnicas, ha apuntado el profesor, “introduce incertidumbre en el entorno urbano designado. Las consecuencias en cuestión de política pública y las ramificaciones sociales de esa evolución tecnológica todavía no se han abordado”. ¿Qué problemas se plantean? Por una parte, la intimidad personal es cada vez más difícil, en una era en la que la tecnología amplía enormemente la posibilidad de vigilancia a las personas. Las tecnologías de telefonía celular y llamadas interurbanas como los sistemas de posicionamiento global (GPS), pueden realizar un seguimiento de los lugares en los que ha estado, mientras que el historial de su tarjeta de crédito y compras por internet proporcionan información sobre lo que está haciendo. Las diferencias entre quienes pueden utilizar los abundantes sistemas de información que proporciona la economía moderna, y quienes no pueden hacerlo – lo que Allenby denomina una “barrera digital” – puede hacerse cada vez mayor, con graves consecuencias para la capacidad de obtener empleo, y la capacidad de los países más pobres para desarrollarse. A medida que los sistemas de información en los entornos urbanos comienzan a interaccionar entre sí, afirma Allenby, su comportamiento no puede ser predicho ni siquiera por los expertos que los diseñaron. Ello hace que sea crítico estudiar el modo en que puede aumentarse la capacidad de proyección de sistemas complejos como las ciudades. “No tenemos capacidad para predecir o identificar todos los problemas y oportunidades que pueden surgir -afirma Allenby- pero podemos tratar de diseñar nuestras ciudades y su infraestructura de modo que tengamos mayor capacidad de gestionarlas cuando surjan los problemas y las oportunidades”. Un aspecto que afecta a todas esas cuestiones es el desafío básico que supone definir el propio concepto de ingeniería sostenible. Para el profesor, “conceptualmente, se trata de un terreno resbaladizo, si bien es crucial comprender qué es realmente sostenible, y qué contribuye a la resiliencia (capacidad de visualizar en el futuro) del sistema si deseamos realizar el tipo de avances efectivos en la ingeniería de infraestructuras que exige la rápida urbanización”. El futuro de las ciudades cada vez mayores del mundo estará conformado por complejos sistemas de infraestructura que hacen impredecible determinar cómo y hacia dónde se desarrollarán. Un experto de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU) ha señalado la importancia de los avances en infraestructura pública para poder afrontar el desafío del crecimiento de la población urbana.

La estabilidad y la calidad de vida de las cada vez mayores regiones urbanas de la Tierra dependerá más que nunca de los avances en ingeniería de infraestructura pública”, afirma Brad Allenby, profesor de ingeniería civil, medio ambiente y sostenibilidad en la Escuela de Ingeniería Ira A. Fulton de la Universidad Estatal de Arizona (EE UU).

Allenby desarrollará sus ideas en una presentación que se realizará el 16 de febrero en la convención anual de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia (AAS, por sus siglas en inglés) que se celebrará en Chicago.

“La urbanización acelerada de la especie está aumentando rápidamente la complejidad del entorno urbano de la humanidad en su conjunto,” ha añadido el norteamericano. “Ello hace de la infraestructura de los sistemas urbanos un componente crítico para mantener sociedades estables y funcionales, y garantizar la calidad de vida”.

El profesor Allemby argumenta que la respuesta a los desafíos surgidos del rápido crecimiento de la población urbana del mundo cambiará de modo sustancial el modo en que se realiza la infraestructura pública en el futuro.

Este crecimiento acelerado está impulsando una mayor dependencia de las tecnologías de la información – en todas las áreas, desde los “edificios inteligentes” que se gestionan a sí mismos para reducir el consumo de energía, hasta las redes de transporte que se monitorizan a sí mismas para prevenir las congestiones de tráfico e indican a los conductores cómo evitar atascos. La integración de las tecnologías de ese tipo en sistemas de infraestructura convencionales supone una de las tareas de mayor envergadura para el desarrollo de sistemas urbanos sostenibles.

En primer lugar, los ingenieros deben abordar la gestión de las complejas interacciones entre los diferentes sistemas de información y comunicación – incluso a medida que dichos sistemas evolucionan en cuanto a complejidad y capacidades. La tecnología de la información está evolucionando hacia sistemas “autonómicos”, según Brad Allenby.

Dichos sistemas son capaces no sólo de definirse a sí mismos en tiempo real para satisfacer los requisitos de los usuarios, sino que, en caso de problemas, son capaces de realizar el autodiagnóstico y la autorreparación de sus propios fallos y averías internos. Para ello, tales sistemas se están diseñando también con la capacidad para “aprender” nuevas funciones.

La propia complejidad de dichas capacidades técnicas, ha apuntado el profesor, “introduce incertidumbre en el entorno urbano designado. Las consecuencias en cuestión de política pública y las ramificaciones sociales de esa evolución tecnológica todavía no se han abordado”.

¿Qué problemas se plantean?

Por una parte, la intimidad personal es cada vez más difícil, en una era en la que la tecnología amplía enormemente la posibilidad de vigilancia a las personas. Las tecnologías de telefonía celular y llamadas interurbanas como los sistemas de posicionamiento global (GPS), pueden realizar un seguimiento de los lugares en los que ha estado, mientras que el historial de su tarjeta de crédito y compras por internet proporcionan información sobre lo que está haciendo.

Las diferencias entre quienes pueden utilizar los abundantes sistemas de información que proporciona la economía moderna, y quienes no pueden hacerlo – lo que Allenby denomina una “barrera digital” – puede hacerse cada vez mayor, con graves consecuencias para la capacidad de obtener empleo, y la capacidad de los países más pobres para desarrollarse. A medida que los sistemas de información en los entornos urbanos comienzan a interaccionar entre sí, afirma Allenby, su comportamiento no puede ser predicho ni siquiera por los expertos que los diseñaron.

Ello hace que sea crítico estudiar el modo en que puede aumentarse la capacidad de proyección de sistemas complejos como las ciudades. “No tenemos capacidad para predecir o identificar todos los problemas y oportunidades que pueden surgir -afirma Allenby- pero podemos tratar de diseñar nuestras ciudades y su infraestructura de modo que tengamos mayor capacidad de gestionarlas cuando surjan los problemas y las oportunidades”.

Un aspecto que afecta a todas esas cuestiones es el desafío básico que supone definir el propio concepto de ingeniería sostenible. Para el profesor, “conceptualmente, se trata de un terreno resbaladizo, si bien es crucial comprender qué es realmente sostenible, y qué contribuye a la resiliencia (capacidad de visualizar en el futuro) del sistema si deseamos realizar el tipo de avances efectivos en la ingeniería de infraestructuras que exige la rápida urbanización”.

Fuente de este artículo: http://www.agenciasinc.es/Noticias/El-rapido-crecimiento-de-las-ciudades-plantea-un-reto-a-la-ingenieria


Smart cities – Hiri inteligenteak

marzo 11, 2012

Nahi baduzu jakin nola funtzionatzen duen “Smart City”  sartu eta ikusi Siemens-en mapa interkatibo oso  interesgarria. klika dezakezu irudian ere.


BILBOKO PLANOAREN GARAPENA ETA IRUZKINA

febrero 10, 2012

BILBAO XIX. mendetik XXI. mendera (Jasandako aldaketak)

BILBOKO ZABALGUNEA 1875-1925 BITARTEAN

Txabolak BILBON eta Otxarkoagaren sorrera.

Jarraian baduzu linka planoaren iruzkina eskuratzeko

 

BILBOKO PLANO-IRUZKINA

COMENTARIO DEL PLANO URBANO DE BILBAO 1


COMENTARIO DE PAISAJE URBANO

febrero 9, 2012

Comentario:

 1-  Este cuadro refleja una ciudad industrial de la época de la primera revolución industrial del S. XIX. En primer témino aparece una calle sin asfaltar y con animales de tiro, por lo tanto anterior al invento del automovil, última década del S. XIX. Si que parece una locomotora detrás de las caballerías. Al fondo, dominando la escena, una serie de fábricas con altas chimeneas humeantes y detrás, en el nivel del horizonte y margen derecha, se aprecia la ciudad.

2-  En la imagen tenemos una ciudad industrial del S. XIX. Lo que aquí se aprecia corresponde a la periferia donde se asentaban las industrias y los barrios obreros. Muchas de las viviendas obreras, de gentes llegadas del campo, correspondían a viviendas de autoconstrucción, hechas con materiales pobres y faltas de instalaciones higiénicas. Los barrios surgen de modo espontáneo, a veces edificados de forma ilegal, sin planificación, en un caos donde se mezclan viviendas y fábricas creando medios insalubres.

3-  Esta época corresponde con el fuerte crecimiento urbano producto del desarrollo industrial que tiene lugar en ciertas  ciudades españolas. Este fenómeno conllevó un alto trasvase de población del campo a la ciudad (“éxodo rural”). Las ciudades crecieron , densificando sus cascos viejos . La burguesía comienza, en la segunda mitad del S. XIX, a diseñar y ejecutar los ensanches modernos de las ciudades. Huyendo de la congestión y necesitados de una ciudad ordenada, amplía, adecuada al nuevo tráfico rodado y conforme a las  últimas directrices higienistas, diseñan ciudades con planos racionales, ortogonales o radiocéntricos, pero de amplias calles capaces de albergar el tranvía, los coches de caballo y los automóviles que pronto surgirían. Estas ciudades tendrán calles amplias, con pavimento, alcantarillado, alumbrado público, agua corfriente en las casas. Para realizar esta nueva ciudad hay que derribar las murallas, se trazan amplias grandes vías que unirán las dos partes, la nueva y la vieja. Los barrios obreros y las fábricas se situaban en la periferia, cerca de las vías de comuniciación a la ciudad, o de la estación ferroviaria.
Con los nuevos ensanches se crearán ciudades de baja densidad,  aunque posteriormente también vayan densificándose. Las casas siguen estilos arquitectónicos historiados muy del gusto de la burguesía comercial a industrial que desea un marco residencial digno de su poder económico. En esta parte de los ensanches la función principal es residencial, aunque pronto , en las Grandes vías que unen con los cascos históricos, surgen entidades financieras, comercio de lujo y actividades terciarias varias.

4-  Conclusiones: La ciudad industrial del S. XIX con las transformaciones originadas por lla implantación de la industria verá modificarse su estructura, ahora consta: de un casco histórico que sufre una fuerte densificación y, tras la creación de los ensanches, se va dando una paulatina segregación social encontrándose las mejores casas ocupadas por la burguesía y las calles y viviendas más deterioradas quedan papra el proletariado. Por otro lado, los ensaches modernos, que han terminado con las murallas o una parte de ellas y que quedan unidos a la parte histórica por grandes vías. La estación de ferrocarril se sitúan fuera del casco histórico incapaz de albergar tal instalación. Y en la periferia las industrias y barrios obreros, las zonas más degradas.


EUSKAL HIRI-PLANOAK KOMENTATUTA

febrero 7, 2012